original

Airpods ¿Vale la Pena comprarlos?

Por simple que parezca, comprar unos audífonos se ha convertido en una misión casi tan compleja como entender el teorema de Pitágoras. Existe, está ahí, frente a nuestras narices. Hay de todo tipo: De diadema, in-ear, alámbricos, inalámbricos, chiquitos, grandotes, de todos precios, colores y sabores. Pero ¿cómo saber cuáles son los buenos?.  Si me preguntan, buscar los audífonos perfectos es como buscar el amor perfecto. En pocas palabras ¡no existe! y todo mundo querrá opinar a favor y en contra de lo que decidamos, pero al final, terminaremos por encontrar los que mejor nos acomoden.

Cuando Apple anunció que eliminaría la entrada de audífonos para el iPhone 7, todos sabíamos lo que ello significaba: oficialmente entrábamos a la era de los audífonos inalámbricos.  Digo, ya estaban ahí, ya existían, pero ningún jugador se había atrevido a olvidarse de los cables -Vaya, ni siquiera Apple se ha atrevido a olvidarse por completo, tan es así que se aventaron la puntada de vender el iPhone 7 con unos audífonos alámbricos ¡con todo y su adaptador para el teléfono!).

Y voy a ser muy honesto. Mi primera reacción al ver la presentación de los AirPods en el keynote de Septiembre fue de incredulidad. No sólo por todo lo que prometían, sino también por la mañosa habilidad que suele tener Apple para convertir casi cualquier dispositivo ya existente en algo maravilloso: Pasó con el iPod y los reproductores de Mp3, pasó con el iPhone y los teléfonos inteligentes, y ha pasado de nueva cuenta con las tabletas, relojes y los audífonos.

Los audífonos wireless ya existían. Los manos libres también e incluso, durante mucho tiempo me negué a ser esa persona que va hablando por la calle como loquito, con su manos libres inalámbrico….hasta ahora.

Yo confieso que como buen atascado que soy, lo primero que hice tan pronto se pusieron a la venta los nuevos AirPods fue comprarlos, y es que mi curiosidad para saber si estos audífonos realmente podían entregar todo lo prometido era mucha.

Y no es que sea un experto en gadgets y tecnología, pero como un usuario promedio, mis dudas respecto a los AirPods eran serias:  ¿serían cómodos? ¿se me saldrían del oído al más mínimo movimiento? ¿se escucharían bien? ¿serían fáciles de perder?  ¿cuánto les duraría la batería?

¿Ahora entienden a lo que me refiero cuando digo que comprar unos buenos audífonos es mucho más difícil de lo que parece?

Tras cuatro días de uso intensivo, esta ha sido mi experiencia con los AirPods:

Unboxing

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *